Tipos y causas de la pérdida auditiva

Saber más sobre los tipos y las causas de la pérdida auditiva mejorará su confianza a la hora de elegir la opción más adecuada para usted o su ser querido.

Una mujer riega las flores mientras una chica mira

¿Qué encontrará en esta página?

  • Los tipos y las causas de la pérdida auditiva.
  • Conocer su grado de pérdida auditiva.
  • Posibles opciones de tratamiento.

Cada historia de pérdida auditiva es diferente. Su pérdida auditiva puede afectar a uno o a ambos oídos, y puede derivar de un problema en el oído interno, medio o externo o de una combinación de varias ubicaciones.

Conocer el tipo y la causa puede ser fundamental a la hora de encontrar una solución adecuada.


Tipos de pérdida auditiva

La pérdida auditiva neurosensitiva se produce cuando el oído interno (cóclea) o el nervio auditivo resultan dañados o no funcionan bien. Cuando hay una pérdida auditiva neurosensitiva, los sonidos son más suaves y difíciles de entender, especialmente en condiciones ruidosas.

Entre sus causas habituales se encuentran:

  • la pérdida auditiva congénita,

  • el envejecimiento,

  • la exposición a ruidos fuertes,

  • las lesiones en la cabeza,

  • los factores genéticos,

  • el síndrome de Ménière,

  • las reacciones adversas a los medicamentos.

Entre las opciones de tratamiento se incluyen:

 

La pérdida auditiva asociada a los sonidos de alta frecuencia es un tipo de pérdida auditiva neurosensitiva que permite oír algunos sonidos de tonos bajos, pero no sonidos de alta frecuencia como el gorjeo de los pájaros.

Entre sus causas habituales se encuentran:

  • la pérdida auditiva congénita,

  • el envejecimiento,

  • la exposición a ruidos fuertes,

  • las lesiones en la cabeza,

  • los factores genéticos,

  • el síndrome de Ménière,

  • las reacciones adversas a los medicamentos.

Entre las opciones de tratamiento se incluyen:

 

La pérdida auditiva neurosensitiva puede aparecer en uno o los dos oídos. Si ocurre en un oído, se la suele denominar pérdida auditiva unilateral o sordera unilateral. Se produce cuando se oye muy poco o no se oye nada a través de un oído, pero la audición por el otro oído es normal.

Entre sus causas habituales se encuentran:

  • infecciones víricas

  • el síndrome de Ménière,

  • reacciones adversas a medicamentos

  • lesiones en la cabeza o el oído

  • muchos otros motivos desconocidos

Entre las opciones de tratamiento se incluyen:

 

La pérdida de audición conductiva se produce cuando el daño en el oído externo o medio impide que las vibraciones sonoras alcancen el oído interno o cóclea. Cuando se produce este tipo de pérdida auditiva, se puede tener la sensación de que los oídos están obstruidos y las palabras se oyen amortiguadas, especialmente si hay mucho ruido de fondo.

Entre sus causas habituales se encuentran:

  • anomalías congénitas, como microtia y atresia
  • síndromes como los de Down, Goldenhar y Treacher Collins

  • infecciones del oído medio o mastoiditis crónicas

  • crecimiento de la piel o quistes (colesteatoma)

  • otorrea

  • infecciones crónicas del oído

  • intervenciones quirúrgicas previas en el oído

  • tumores benignos

Entre las opciones de tratamiento se incluyen:

 

La pérdida auditiva mixta hace referencia a una combinación de pérdida auditiva conductiva y neurosensitiva. Así, puede haber daños en el oído externo o medio y el oído interno.

Entre sus causas habituales se encuentran las de la pérdida de audición conductiva, a las que se añaden las causas de la pérdida auditiva neurosensitiva.

Entre las opciones de tratamiento se incluyen:

 


Grados de pérdida auditiva

Conocer cuál es su grado de pérdida auditiva es fundamental para encontrar el tratamiento más adecuado.

Por ejemplo: las prótesis auditivas pueden resultar útiles en personas con una pérdida auditiva de leve a moderada, mientras que los implantes auditivos pueden funcionar mejor en personas con una pérdida auditiva de moderada a profunda.

Eche un vistazo al audiograma que encontrará a continuación. Este incluye escalas de intensidad y frecuencia de los sonidos que le permitirán saber qué sonidos no puede oír.

Imagen que muestra lo que una persona puede oír en función de su pérdida auditiva

Pérdida auditiva leve

Puede oír a las personas hablar, pero tiene dificultades para oír los sonidos suaves, como los susurros o las consonantes que aparecen al final de ciertas palabras.

Pérdida auditiva moderada

Puede oír a las personas que hablan a un nivel normal, pero tiene dificultades para comprender lo que dicen. Puede oír las vocales de las frases, pero no las consonantes. En estas circunstancias, comprender las frases es casi imposible.

Pérdida auditiva grave

No puede oír casi nada o nada de lo que dice una persona que habla a nivel normal. Solo oye algunos sonidos fuertes. Los sonidos muy fuertes, como el claxon de los vehículos, no le sobresaltan del mismo modo que a una persona con audición normal.

Pérdida auditiva profunda

No oye nada de lo que hablan las personas (solo los sonidos muy fuertes) y únicamente siente las vibraciones de los sonidos más fuertes.

Comprender el audiograma

Su profesional sanitario de la audición determinará el tipo y el grado de pérdida auditiva que padece mediante una gráfica llamada audiograma. A continuación verá el aspecto de un audiograma y la información que puede ofrecerle.


Encuentre un especialista en implantes auditivos cerca de usted

Descargo de responsabilidades

Pida consejo a su profesional de la salud acerca de los tratamientos para la pérdida auditiva. Los resultados pueden variar, y su profesional de la salud le asesorará sobre los factores que pueden afectar a sus resultados. Lea siempre las instrucciones de uso. No todos los productos están disponibles en todos los países. Si desea obtener información sobre los productos, póngase en contacto con el representante local de Cochlear.

Para consultar la lista completa de marcas comerciales de Cochlear, visite nuestra página de Condiciones de uso

*1 Las opiniones expresadas pertenecen a los individuos. Consulte a su profesional de la salud para saber si reúne las condiciones para el uso de tecnología Cochlear.