Síntomas de hipoacusia

Estar atento a los hitos comunicativos puede ayudar a identificar los primeros indicios de hipoacusia.

Three boys playing with toys

Los bebés comienzan a oír y reconocer el ritmo y la melodía de las voces a los pocos meses de nacer. A menudo responden con balbuceos cuando se les habla. Un problema auditivo no tratado puede producir un efecto devastador en la capacidad del niño para aprender el lenguaje hablado. Esto repercute también en su escolarización, educación, expectativas profesionales y en la calidad de su vida en general. Los hitos comunicativos listados a continuación pueden ayudarle a descubrir los primeros indicios de hipoacusia en su bebé. Si está preocupado por el desarrollo de su bebé, póngase en contacto con su profesional sanitario para realizar una evaluación auditiva.

Cómo responden habitualmente los bebés y niños con audición normal

  • Bebés recién nacidos: los bebés recién nacidos generalmente se sobresaltan o saltan en respuesta a ruidos altos repentinos. A veces también giran la cabeza en dirección al sonido.
  • A los 2 meses: la audición de su bebé ha mejorado. Ahora debería ser capaz de oír sonidos de diferentes tonos e intensidades.
  • A los 3-4 meses: su bebé empieza a reconocer su voz (padres) y puede vocalizar los sonidos de las consonantes (M, K, G, P y B) y de algunas vocales.
  • A los 5-6 meses: puede que su bebé ya empiece a reírse. El balbuceo empieza a sonar como palabras.
  • A los 8-9 meses: su bebé empieza a entender la relación entre las palabras y los gestos.
  • A los 11 -12 meses: su bebé empieza ahora a entender palabras sencillas como “agua”, “biberón” o “baño”. También debería empezar a decir palabras como “mamá" o "bebé".

Su bebé puede necesitar una evaluación auditiva completa si:

  • La prueba de cribado neonatal auditivo del hospital sugirió que puede haber un problema
  • No le hicieron una prueba de cribado neonatal auditivo en el hospital
  • No está desarrollando las respuestas auditivas normales enumeradas arriba.

Su hijo pequeño puede necesitar una evaluación auditiva completa si:

  • No responde a lo que le dice o no parece darse cuenta de que le ha hablado
  • Le pide que le repita las cosas (en niños no tan pequeños)
  • Necesita buscar a derecha e izquierda para ver de dónde proviene la voz o el sonido
  • Empieza a hablar más tarde que los niños de su edad (basándose en informes de los profesores, etc.)
  • No es capaz de pronunciar correctamente palabras o frases
  • Tiene dificultades para oír una voz concreta cuando hay varias personas hablando
  • No oye los sonidos rápidos o suaves
  • No obtiene buenos resultados en el colegio.

Los niños de cualquier edad pueden necesitar una evaluación auditiva completa si:

  • Le piden que le repita las cosas (en niños no tan pequeños)
  • Han padecido enfermedades que pueden causar hipoacusia
  • Les han diagnosticado otros problemas que a veces cursan con hipoacusia
  • Han estado tomando medicamentos que pueden provocar hipoacusia como efecto secundario
  • Usted tiene un historial familiar con problemas auditivos (la hipoacusia es hereditaria).

Comportamientos comunes en niños con hipoacusia

  • Tristes: porque no entienden por qué las personas les gritan.
  • Enfadados y frustrados: por no ser capaces de oír o de comunicarse.
  • Tímidos: especialmente con gente que no conocen, ya que no pueden entender todo lo que dicen.
  • Callados y retraídos en la escuela: si no pueden oír bien al profesor o seguir las instrucciones.
  • Cansados: gastan mucha energía en oír. Los niños con hipoacusia suelen estar exhaustos al final del día.
  • Se portan mal: un 'problema de conducta' puede enmascarar a veces en los niños una hipoacusia. A menudo este 'problema de conducta' es el resultado de su frustración al no poder oír bien.
  • Baja autoestima: la gente y los compañeros pueden llegar a la conclusión de que un niño que no capta cierta información tiene un retraso cognitivo, y éste puede empezar a creer que no es capaz de hacer cosas que sus compañeros sí pueden.

 

Si cree que usted o su hijo tienen un problema auditivo, póngase en contacto con su clínica más cercana o con un profesional sanitario.