Cómo funciona la audición

Comprender cómo tratamos la hipoacusia comienza por comprender la audición. Aprenda cómo funciona la audición, por qué tenemos dos oídos y cómo influye la audición en la comunicación y en la vida diaria.

Grandpa playing trampoline with 2 granddaughters

Qué encontrará en esta página

  • Cómo funciona nuestra audición natural

  • Beneficios de poder oír con ambos oídos.

  • Cómo la hipoacusia afecta otros ámbitos de la vida.

Cómo oímos

La audición es el proceso del sonido al recorrer el oído externo, medio e interno. Aunque el sonido entra a través del oído, es en el cerebro donde se interpreta.

Partes del oído:

  • Oído externo: está formado por la parte externa que se puede ver (el pabellón auditivo) y el conducto auditivo.
  • Oído medio: consta de la membrana del tímpano y tres huesos diminutos conectados (huesecillos), que reciben el nombre de martillo, yunque y estribo.
  • Oído interno: contiene la cóclea, con forma de caracol, y el nervio auditivo, así como también canales semicirculares que ayudan al equilibrio.

Cada una de estas partes tiene una función fundamental en la transmisión del sonido. Su audición natural depende de que todas funcionen juntas y, si tiene algún problema en cualquier lugar del proceso, es posible que sufra de hipoacusia.

Cómo funciona nuestra audición natural

El sistema auditivo es un asunto complejo. Es importante que comprenda cómo se supone que funciona la audición natural y lo compare con lo que le sucede a una persona con hipoacusia.

Este conocimiento le ayudará a sentirse más cómodo y con más confianza de haber tomado la decisión adecuada para usted, su hijo u otro ser querido.

Audición con ambos oídos

El cuerpo humano es una red de pares: tenemos dos ojos, oídos, fosas nasales, brazos, manos, pies y piernas. El cerebro usa estos pares para coordinar y mejorar la forma en que funciona el organismo.

Del mismo modo, nuestros oídos funcionan como un equipo. Tenemos dos oídos para ayudar a mejorar nuestra capacidad para ubicar el sonido, distribuir el volumen para tolerar mejor los sonidos altos y también para disfrutar de una mejor calidad de sonido (como escuchar en «estéreo»). Poder oír con ambos oídos hace que sea más fácil entender el habla y determinar de dónde vienen los sonidos.1

Audición, comunicación y funcionamiento del cerebro

La audición es la primera línea del desarrollo de las habilidades de comunicación.

La audición es lo que permite a los niños reconocer a sus padres; los bebés comienzan a oír sonidos cuando aún están en el vientre de la madre. También es importante para aprender a hablar, ya que los niños aprenden imitando los sonidos que escuchan. Aunque la audición no es la única forma de comunicarnos, la hipoacusia afectará la manera en que se comunica y habla una persona.

Las personas mayores con hipoacusia son más propensas a desarrollar otros problemas, como dificultad para pensar y recordar, en comparación con las personas que tienen una audición normal. Como el cerebro es el que interpreta el sonido, cuando alguien pierde la función auditiva, las conexiones en el cerebro que responden al sonido no se reorganizan.2-4

Además del funcionamiento cerebral y la comunicación, nuestro oído también afecta nuestra capacidad para mantener el equilibrio. Las personas que no tienen un buen equilibrio tienen más probabilidades de caerse, por eso es muy importante cuidar de sus oídos y de la audición, y obtener ayuda cuando la necesite.

 

Referencias

  1. Litovsky RY, Johnstone PM, Godar SP. Benefits of bilateral cochlear implants and/or hearing aids in children. Int J Audiol. 2006; 45(Suppl): S78–91.
  2. https://www.hopkinsmedicine.org/news/media/releases/hearing_loss_linked_to_accelerated_brain_tissue_loss_ (accessed Jan. 2014)
  3. Campbell, J., & Sharma, A. (2014). Cross-modal re-organization in adults with early stage hearing loss. PLoS ONE, 9(2). https://doi.org/10.1371/journal.pone.0090594
  4. Lin, F. R., Ph, M. D. D., Yaffe, K., Xia, J., Xue, Q., Ph, D., … Simonsick, E. M. (2013). Hearing Loss and Cognitive Decline in Older Adults. JAMA Internal Medicine, 173(4), 293–299. https://doi.org/10.1001/jamainternmed.2013.1868
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink SoftwarePowered By OneLink