La historia de Chloe

Un implante Baha® permitió que Chloe superase una pérdida auditiva que padecía debido a una otitis media crónica.

Baha users Chloe

Chloe había sido siempre una “reina del teatro”, pero fue recién a los diez años, después de conseguir su implante Baha®, cuando realmente pudo poner en práctica su pasión por actuar.. Chloe nació con síndrome de Down, y la pérdida auditiva asociada afectó su percepción del habla, adquisición del lenguaje e interacción social. Su audición empezó a empeorar cuando tenía alrededor de tres años y los audífonos no le resultaron muy útiles. De hecho, la madre de Chloe dice que la niña intentó muchas veces esconder los audífonos por toda la casa.

Al igual que muchos niños con síndrome de Down, los problemas auditivos de Chloe provienen de infecciones crónicas del oído (otitis media) debido a una excesiva acumulación de líquido en los canales auditivos más estrechos de lo normal. A través de los años tuvo varios drenajes timpánicos - tubos insertados en el tímpano para mejorar la circulación de aire, aliviar la presión y eliminar el exceso de líquido. Pero en la quinta inserción, el médico de Chloe notó que los canales en los oídos de la niña estaban colapsados, lo que imposibilitaba más drenajes timpánicos.

El consultor sugirió a la madre de Chloe, Jane, que un procesador Baha era una opción para su hija. Jane se fue a su casa para tomar una decisión, asistida por material de lectura y un DVD.

“Mi mayor preocupación era que anestesiaran a Chloe, pero ahora sé que esa pequeña intervención fue insignificante considerando el resultado y lo que significa para la vida de Chloe,” dice Jane.

“Debo admitir que no abrigaba grandes esperanzas para la audición de Chloe, por eso me quedé sorprendida cuando, después de encender el procesador, ella me pidió que bajara la música en el coche camino a casa. Después, también me pidió que bajara el volumen de la televisión en casa. Nuestras vidas ya no consisten en gritar instrucciones y leer los labios. Ahora, puedo llamar a Chloe desde otra habitación y ella me oye. Podemos entablar conversaciones y eso es maravilloso.”

Los beneficios que un procesador Baha han aportado a la vida de Chloe no terminan allí. Después del implante, la madre de Chloe dice que la niña pudo asumir el papel protagónico de Nancy en la producción de Oliver Twist de su grupo de teatro “Downs”. Su trabajo en la escuela está mejorando y le resulta más fácil relacionarse con grupos de amigos. También su logopeda ha notado una diferencia enorme.

“No puedo explicar lo que el sistema Baha ha significado para la vida de Chloe. Bueno, la de todos para decir verdad. Hubiese preferido que se lo implantaran antes, pero lo estamos disfrutando ahora. No sólo la audición de Chloe ha mejorado enormemente, también habla mucho mejor y ahora puede decir frases cortas y no sólo palabras,” dice Jane.

“Su confianza y sentido del humor han crecido notablemente. Lo único que quiero es que sea feliz y que haga lo que le gusta. Quién sabe, tal vez algún día pueda cumplir su sueño de estar en un gran escenario.”

 

 

Nota: En Estados Unidos y Canadá, la implantación de un sistema oseointegrado no está indicado para niños menores de cinco años.