La historia de Alexandra

Los implantes cocleares bilaterales constituyeron un tratamiento efectivo para Alexandra tras la enfermedad que la dejó sorda.

Cochlear implant recipient alexandra

Si a su hijo le han diagnosticado hipoacusia, puede que esté preocupado por todo lo que no podrá hacer. Pera la edificante historia de Alexandra nos enseña que, con un tratamiento, todo es posible. Incluso un niño con sordera profunda, como en el caso de Alexandra, puede experimentar la audición, así como todas las alegrías y oportunidades del mundo de los oyentes.

A los siete años de edad, Alexandra tuvo una enfermedad que hizo que se quedara profundamente sorda. En este vídeo, el padre de Alexandra nos cuenta cómo ella se esforzaba por comunicarse y empezó a retraerse de las personas de su alrededor. Dice que él y la madre de Alexandra concentraron toda su energía en encontrar una solución, y su médico les explicó que los implantes cocleares le proporcionarían a su hija las mayores expectativas de poder oír.  De hecho, el padre de Alexandra dice que ella empezó a oír en el momento en que activaron su primer implante, un día que él recuerda como “maravilloso” e “increíble”.

Hoy la familia, los amigos y los profesores de Alexandra dicen que ella se muestra feliz, confiada y mejorando gracias a sus implantes cocleares Nucleus®. El profesor de su clase la describe como “una estudiante por encima de la media” pero “una niña normal para sus 10-11 años”.  Alexandra dice que le encanta hablar por teléfono, jugar al fútbol y tocar el piano y la trompeta. Usa accesorios Nucleus y cambia entre los diferentes programas Nucleus para conseguir el mejor sonido posible en cada actividad.  

Navegue por nuestra página web para aprender más acerca de la hipoacusia en niños o del sistema de implante líder en todo el mundo Nucleus. También podemos ponerle en contacto con otras familias que han pasado por lo mismo que usted y que le podrán ofrecer ayuda y consejo. Como los padres de Alexandra, le asegurarán que la hipoacusia no tiene porqué impedir que su hijo haga cualquier cosa que desee.