La hipoacusia en el trabajo

Una hipoacusia no tratada puede tener un efecto devastador en su vida laboral.

Man and woman in suits walking

Efectos de la hipoacusia en el trabajo

Las hipoacusias no tratadas, ya sean súbitas o aparezcan gradualmente con el tiempo, pueden tener un efecto devastador en su vida laboral. Puede resultarle cada vez más difícil participar en reuniones u oír a sus compañeros en situaciones sociales ruidosas. Puede que le cueste más concentrarse y las conversaciones le parezcan más forzadas, lo que puede hacerle sentir turbado, enfadado o frustrado. Esforzarse todo el día para poder oír puede causarle mal humor, dejarle exhausto y, posiblemente, dar lugar a una ansiedad incipiente e incluso a una depresión. Puede que pierda la seguridad para aceptar nuevos proyectos, pedir un ascenso o establecer relaciones sociales con sus compañeros de trabajo. La hipoacusia también puede tener un efecto negativo en sus relaciones con sus seres queridos, y ello a su vez puede repercutir en su rendimiento laboral.

La buena noticia es que hay tratamientos efectivos demostrados para la hipoacusia. Si se pone manos a la obra puede recuperar no solo su audición sino su confianza y su satisfacción en el trabajo y en todas las facetas de su vida.

Por qué es tan importante actuar rápido

No hay un instante que perder. Incluso aunque haya vivido con la hipoacusia toda su vida, retrasar el tratamiento solo limitará su carrera profesional y sus relaciones personales. De hecho, el impacto de la hipoacusia en su autoestima y en su capacidad para conectar con los demás puede ser mucho peor que todas las desventajas diarias prácticas. Cuanto antes ponga manos a la obra, más pronto abrirá su vida a todos los placeres y las oportunidades del mundo de los oyentes. Esto supone poder participar en las reuniones, comunicarse de forma eficiente con sus compañeros y afrontar nuevos retos profesionales fascinantes. Los beneficios de recuperar su audición irán mucho más allá de la vida laboral. Imagínese poder volver a hablar por teléfono con sus amigos y familiares, mantener una conversación en una cena ruidosa o cantar su canción favorita cuando suena en la radio.

Dar el siguiente paso

Concierte una cita con un audiólogo u otro profesional sanitario para hablar de las mejores opciones para usted. Si aún no tiene a nadie con quien hablar de ello, le podemos ayudar a buscar una clínica o distribuidor local cerca de su domicilio. Donde quiera que viva, en todo el mundo hay también grupos de ayuda donde puede ponerse en contacto con personas que entienden por lo que está pasando. Pueden ofrecerle consejos de primera mano sobre los tratamientos de la hipoacusia y ponerle en contacto con servicios de asistencia muy útiles.