La historia de Arnold

Arnold trató su sordera unilateral súbita con un implante Baha®.

Baha user Arnold and wife

Cuando Arnold se despertó una mañana y descubrió que estaba sordo del oído derecho, se sintió desesperado. “La pérdida de audición en un oído hizo que me sintiera más solo,” dice Arnold. De repente, se vio obligado a vivir sin sus “necesidades básicas”, como tocar un instrumento, asistir a conciertos y charlar con amigos.

Durante los tres años siguientes, Arnold visitó tres clínicas diferentes en Suiza en búsqueda de un tratamiento. En la tercera clínica, un especialista de la audición le dijo que los implantes de conducción ósea eran un tratamiento probado y eficaz para la sordera unilateral. Proporcionando sonido directamente a la cóclea con audición, pueden mejorar la comprensión del habla y proporcionar una consciencia del sonido de 360 grados. Arnold dice que supo inmediatamente que quería probar un implante de conducción ósea. En su opinión, la sencilla intervención quirúrgica para implantarle el procesador Baha® le ha cambiado literalmente la vida.

“¡Fue algo maravilloso! ¡Comencé una nueva vida!,” dice Arnold. “Otra vez, pude oír los sonidos que había echado de menos. Los pájaros, el jardín, las voces de mi familia...”

“Uno puede tocar música para sí mismo si no oye – pero no en un grupo. ¡Y a mí me encanta hacer música con mi grupo! Los músicos son personas muy particulares y a mí me encanta estar en el centro. Cuando perdí la audición me resultó difícil, pero lo recuperé con mi implante Baha.”

“La comunicación no era fácil, estar sentado a una mesa y tratar de hablar con la gente… Ahora, el contacto social ha mejorado muchísimo.”

“Al principio, mi esposa no estaba de acuerdo con la cirugía, pero desde entonces nunca se ha arrepentido. Ahora podemos charlar mientras conduzco el coche. Ya no necesita estar a mi izquierda todo el tiempo.”

El año siguiente a la intervención, Arnold decidió aprovechar el progreso tecnológico de Baha y solicitó que le colocaran un modelo actualizado. Dice que ahora piensa añadir accesorios, como el adaptador de audio Baha, que permite disfrutar de la entrada directa de sonido de equipos estéreo personales, ordenadores y reproductores de MP3.

“Yo recomendaría a todas las personas que están considerando un implante Baha que no lo piensen más. Es una intervención muy sencilla que les cambiará la vida y de la cual nunca se arrepentirán.”