El impacto del diseño del implante en el rendimiento auditivo

Woman working in a lab

El oído interno o cóclea es una estructura pequeña y delicada en forma de espiral. Diminutas células ciliadas dentro de la cóclea convierten el sonido en señales que se envían al cerebro a través del nervio auditivo.

La audición con un implante coclear es diferente de la audición normal.

La audición normal funciona enviando vibraciones sonoras a las células ciliadas dentro de la cóclea. Un implante coclear utiliza un impulso eléctrico para estimular un grupo diferente de células llamadas células ganglionares espirales. Estas células ganglionares espirales están situadas en una zona diferente de la cóclea y conectadas a las células ciliadas.

Las células ganglionares espirales están concentradas sobre todo en una zona que llamamos la ‘zona auditiva’. Esta zona es la más sensible a la estimulación eléctrica de un implante coclear1,2,3. La zona auditiva no se extiende hasta la zona más profunda de la cóclea.

Por lo tanto, la filosofía de Cochlear es proporcionar estimulación eléctrica a las células del ganglio espiral situadas en la zona auditiva para conseguir un rendimiento auditivo óptimo, y evitar una inserción más profunda para reducir el riesgo de estimulación apical o de traumatismo en la inserción. En esta filosofía se basa el desarrollo de nuestra gama de electrodos.

Cochlear implant inserted inside the cochlea highlighted as blue spiral
demonstration of cochlear implant inserted inside the cochlea

Diseño del electrodo y rendimiento auditivo

Con los electrodos precurvados perimodiolares, los contactos de estimulación se colocan más cerca de las células ganglionares gracias a un diseño que se adapta a la forma natural de la cóclea. Tras la inserción, el haz de electrodos se encuentra en una posición de descanso relajada sin ejercer ninguna fuerza sobre la pared lateral ni la pared modiolar. Las investigaciones han demostrado que los electrodos perimodiolares proporcionan un rendimiento auditivo sin precedentes, una estimulación más focalizada y una mayor eficiencia energética4,5.

Los electrodos de media banda también han demostrado proporcionar un excelente rendimiento auditivo tanto en el modo de estimulación únicamente eléctrico como en el modo combinado electroacústico6.

Sus características de diseño especiales, tales como un rigidizador basal, el Softip™ con superficie lisa de media banda o el mango, permiten al cirujano controlar la profundidad de inserción y, con ello, le permiten cubrir al máximo la zona auditiva en distintos tamaños de cóclea.

Esta rigidez basal proporciona control y una impresión táctil para el cirujano, aumenta la previsibilidad de la inserción y minimiza la posibilidad de que pueda doblarse, lo cual normalmente se asocia a un traumatismo de inserción considerable. La flexibilidad apical es importante para minimizar la fuerza de inserción que puede causar traumatismo a las delicadas estructuras de la pared lateral.

El diseño y la forma de la punta de electrodo deben proteger las delicadas estructuras internas de la cóclea y, por tanto, tienen una forma distinta en los electrodos perimodiolares y en los de media banda.

Los contactos de electrodo de media banda presentes en todos nuestros electrodos garantizan que haya una superficie suave de silicona por el lado de la pared lateral, para minimizar el traumatismo por fricción durante la inserción.

¿Por qué Cochlear evita una inserción demasiado profunda de los electrodos?

1. Estudios clínicos han demostrado que insertar más profundamente un haz de electrodos (más allá de la zona auditiva) no aumenta necesariamente la capacidad de oír sonidos de baja frecuencia7. Por el contrario, algunas investigaciones demuestran que los rendimientos auditivos a menudo son peores con técnicas de inserción profunda7,8.

2. Insertar el haz de electrodos hasta una zona muy profunda en la cóclea, que es muy estrecha, conlleva un riesgo importante de dañar sus delicadas estructuras9. Ello puede provocar incluso una pérdida irreversible de la audición residual de baja frecuencia.

3. Al tener una mayor densidad de contactos de electrodos dentro de la zona auditiva, los audiólogos disponen de mayor flexibilidad para programar el implante de forma que se adapte mejor a las necesidades auditivas del paciente a medida que vayan cambiando a lo largo de su vida.

 

 

Notas a pie de página

  1. Ariyasu, L., Galey, F. R., Hilsinger, R., Jr., and Byl, F. M.:Computer-generated three-dimensional reconstruction of the cochlea. Otolaryngol Head Neck Surg. 100, 2; 87-91 1989.
  2. Sridhar, Stakhovskaya, Leake, et al, “A Frequency-Position Function for the Human Cochlear Spiral Ganglion”, Audiol Neurotol. 11(supp 1):16-20 2006.
  3. Stakhovskaya, O., Sridhar, D., Bonham, B. H., and Leake, P. A.: Frequency map for the human cochlear spiral ganglion: implications for cochlear implants. J Assoc Res Otolaryngol., 8, 2; 220-233 2007.
  4. Balkany, T., Hodges, A., et al., Nucleus freedom north american clinical trial. Otolaryngology-Head and Neck Surgery, 2007. 136(5): p. 757.
  5. Cohen, L. T., Saunders, E., and Richardson, L. M., Spatial spread of neural excitation: comparison of compound action potential and forward-masking data in cochlear implant recipients. International Journal of Audiology, 2004. 43(6): p. 346-355.
  6. Skarzynski, H., Lorens, A., Matusiak, M., Porowski, M., Skarzynski, P. H., and James, C. J., Partial Deafness Treatment with the Nucleus Straight Research Array Cochlear Implant. Audiology and Neurotology, 2012. 17(2): p. 82-91.
  7. Battmer, R-D., Ernst, A. Risk and Benefit of Deeply Inserted Cochlear Implant Electrode Arrays. CIAP, Lake Tahoe 2009.
  8. Gani, M., Valentini, G., Sigrist, A., Kós, M. I., and Boëx , C., Implications of deep electrode insertion on cochlear implant fitting. JARO-Journal of the Association for Research in Otolaryngology, 2007. 8(1): p. 69-83.
  9. Adunka, O., Kiefer, J. Impact of Electrode Insertion Depth on Intracochlea Trauma. Otolarynoglogy Head and Neck Surgery, 2006, 135, 374-382.