La historia de Quim

Quim nació con una atresia/microtia pero pudo oír gracias a un tratamiento temprano con soluciones Baha®.

Quim with his mother and his Baha system

Quim nació sin los dos conductos auditivos externos, una condición que se conoce como “atresia bilateral”. Igual que muchos niños con atresia, Quim también tenía microtia, una malformación del oído externo que, en su caso, significó que sus oídos no se habían desarrollado del todo. Por ese motivo, Quim tenía una pérdida auditiva conductiva que podría haber impedido seriamente su desarrollo. La madre de Quim, Montse, explica por qué la familia no perdió tiempo en tratar la pérdida auditiva de Quim.

“No queríamos que perdiera el aprendizaje del lenguaje, la audición es algo sumamente importante y por eso quisimos que lo operasen lo antes posible” dice.

Las soluciones Baha® son eficaces para los niños con atresia/microtia 1-2, porque eluden los problemas en el oído externo o medio y envían el sonido directamente hasta el oído interno funcional. Los procesadores Baha pueden utilizarse desde una edad muy temprana, ofreciendo a los niños como Quim la máxima posibilidad de aprender a hablar, leer, escribir y comunicarse de manera similar a la de sus homólogos con audición normal.

El tratamiento de Quim comenzó con una Baha Softband - una cinta elástica ajustable que es ideal para bebés y niños muy pequeños hasta que son suficientemente grandes para poder ser implantados.

“La primera vez que Quim usó una Baha Softband, empezó a llorar. Tenía 7 meses y yo creo que no reconoció mi voz,” dice.

Al año siguiente, Quim fue implantado con un procesador Baha en el oído derecho, y un año después, en el oído izquierdo. Según su madre, Quim se ha beneficiado con la flexibilidad del sistema Baha igual que muchos niños con atresia/microtia. Con procesadores en los dos oídos, Montse siente que Quim “escucha mucho mejor y estoy segura de que le ayuda muchísimo en la escuela”.

Actualmente, Montse describe a Quim como “un niño normal con una vida normal” que “transmite su felicidad a todos”. Es un jugador de fútbol entusiasta que ama el sonido de las ovaciones para su equipo de fútbol favorito, el FC Barcelona. Quim usa el adaptador de audio Baha para escuchar los partidos de fútbol en la radio, igual que su música favorita.

“Quim no sería el mismo sin sus procesadores Baha, se perdería un montón de información,” dice Montse.

Cuando le preguntan qué le diría a otros padres acerca de un implante Baha para sus hijos, ella responde simplemente:

“Adelante.”

 

 

  1. Kunst SJ, Hol MK, Mylanus EA, Leijendeckers JM, Snik AF, Cremers CW. Subjective benefit after Baha system application in patients with congenital unilateral conductive hearing impairment. Otol Neurotol. 2008 Apr;29(3):353-58.
  2. Saliba I, Woods O, Caron C. Baha results in children at one year follow-up: a prospective longitudinal study. Int J Pediatr Otorhinolaryngol. 2010 Sep;74(9):1058-62.

 

Nota: En Estados Unidos y Canadá, la inserción de un implante osteointegrado no está indicado en niños menores de 5 años.